miércoles, 12 de noviembre de 2014

ONCE MORE 'ROUND THE SUN - Mastodon, 2014. Crítica del álbum. Reseña. Review.


Mastodon llevan marcando el ritmo del metal del siglo XXI ya desde su primer artefacto, y parece ser que hoy, en 2014, la banda no tiene intenciones de ceder esa privilegiada posición. Su inteligencia, su deslumbrante técnica instrumental y sus componentes visuales siguen ahí 14 años después, y eso es algo de un mérito extraordinario, y es que su nuevo material es de lo mejorcito que estos tíos se han marcado hasta el momento.


Musicalmente Mastodon ha ido forjando un estilo propio a lo largo de estos años. La mezcla de diferentes elementos estilísticos sacados de diversos géneros se ha engranado a la perfección para producir el sonido absolutamente reconocible de la banda. Los chicos vienen de “The Hunter”, un proyecto sumamente interesante que sin embargo no fue comprendido por los fanáticos más extremos del grupo. La banda entró en una dinámica más experimental, algo difícil de encajar viniendo de unos tipos que se habían marcado bombas como “Remission” o “Leviathan”.


Desde los riffs ultra rápidos del “Remission” de 2002, el debut de Mastodon, a la expansión sonora del “Crack The Skye” de 2009 o la innovación del “The Hunter” de 2011, la banda de Atlanta ha conservado su firma característica, pero tras todos estos años su sonido y su música siguen profundizando en todos los  aspectos, con especial atención a la producción, una vez más a cargo de Nick Raskulinecz, también entre otros de The Hold Steady y de los Deftones, para facturar un tremendo sexto álbum de estudio llamado “Once More 'Round the Sun” recientemente publicado.

“Once More 'Round the Sun” ofrece esa velocidad demencial, con los riffs de vértigo y solos desquiciantes de siempre, soportados por el hábil y frenético trabajo del baterista Brann Dailor. Ideas y estructuras familiares que prueban que Mastodon pueden adentrarse en la experimentación y  agrandar de este modo  su estatus. Riffs ornamentados cortesía de Brent Hinds y Bill Kelliher y voces primordiales para un disco que una vez más ha dado en el clavo, un disco que al igual que el último “The Hunter” no es un álbum conceptual, aunque se mueve en el último año de vida de los cuatro miembros del grupo, y se acerca al espíritu progresivo del “Crack The Skye”.


Una vez más los cuatro miembros de Mastodon se han repartido las tareas vocales, y una vez más semejante propuesta ha funcionado a la perfección, y es que en el contexto en el que se basa la idea de los de Atlanta, esto es un verdadero acierto en el que aquellos gruñidos de los inicios parecen querer alejarse. Y es que desde el “Blood Mountain” de 2006 los cuatro han centrado sus esfuerzos en la limpieza de las voces convirtiéndose de este modo en algo más ligero y accesible, aunque todavía en fase experimental. Las guitarras de Hinds y Kelliher se mantienen firmes en esa apabullante creación de riffs y solos, y el bajo de Troy Sanders se intercala en la dualidad de los doce mástiles al tiempo que acompasa perfectamente su labor con las baquetas de Dailor, uno de los mejores del metal actual.

Abre el nuevo álbum de Mastodon "Tread Lightly", un tema inspirado en “Breaking Bad” que  inicia con delicada guitarra acústica de doce cuerdas antes de desatar toda la ferocidad de la banda. Después "The Motherload"  ofreciendo un soberbio estribillo, de los mejores del álbum, en un corte en el que se utilizan fabulosamente los efectos vocales, dándole un toque en cierto modo psicodélico. Y si, Ozzy Osbourne flota en el ambiente con Dailor como vocalista principal.


"High Road" propone un descomunal estribillo que deja un fuerte aroma a los Foo Fighters o a Queens Of Stone Age mientras flota en un contundente muro de riffs y un aplastante ritmo de metal y voces de otro mundo en las que Brent Hinds se convierte en protagonista antes de la aparición de "Once More 'Round the Sun", un corte que conjuga un riff relativamente simple con una gran melodía para crear ese ritmo adictivo que se mantiene durante todo el corte. Un tema que rememora muchos aspectos del rock clásico, entre otros de Thin Lizzy.

"Chimes at Midnight" recuerda a los Mastodon del “Blood Mountain” con las voces cambiándose entre Hinds y Sanders. Arpegios de repetición y melodía inquietante con estructuras casi progresivas en el medio que preceden a "Asleep in the Deep", composición que sigue ofreciendo gran trabajo de guitarra y se convierte en un tema muy interesante vocalmente, un corte para disfrutarlo metido en una urna. Luego "Feast Your Eyes"  mezcla riffs rápidos y agresivos con otros más lentos y pesados, además de dejar fantásticas armonías vocales.


"Aunt Lisa" es un tema que funciona a la perfección desde su ritmo galopante, sus gruñidos psicodélicos y su estribillo agresivo comandado por las voces femeninas de las Coathangers. Un corte que destila ese peculiar sentido del humor de Mastodon porque la tía Lisa era la fallecida tía de Dailor. Luego "Ember City" sigue facturando esos riffs marca de la casa y cuenta con uno de los mejores solos del álbum. 
"Halloween"  es sin duda una de las joyas del álbum. Los riffs de Kelliher frente al solo de Hinds mientras Dailor machaca su batería son absolutamente estremecedores durante el último minuto y medio del corte. Antes una apertura fresca que antecede a esa temible sucesión de riffs, y después el cierre con "Diamond in the Witch House", tema que abre con guitarra acústica en espera de Scott Kelly, vocalista de Neurosis e invitado de excepción para las labores vocales del corte compartida con al menos dos miembros más de Mastodon en un corte que se inclina hacia el lado más progresivo de la banda.

Ambiciosos e inteligentes, Mastodon se sitúan una vez más en todo lo alto, y tras los conceptos embriagadores y la exploración psicodélica del “The Hunter” de 2011, la banda, que se ha mecido en los dos extremos del exceso, ha sabido conocer a su punto medio, aunque por supuesto sigue la estela de su predecesor. Mastodon han evolucionado, sin duda, pero ese núcleo fuerte y musculoso que los cuatro forjaron con aquel memorable “Remission” de 2002 continúa presente. Ojito a "Once More 'Round the Sun", registro sólido e imaginativo que huele a Top Ten anual.

Entrada publicada en el Zeppelin Rock Sabbath de @FRAILAS el 26/06/2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada