viernes, 28 de diciembre de 2012

BON JOVI - Bon Jovi, 1984

Hoy en KIDS WANNA ROCK cedemos el testigo a @lolawar69, apasionada del rock y de la fotografía que nos contará sus experiencias juveniles con uno de los discos que más la marcaron en aquella etapa. Espero que su colaboración con el blog sea fructífera, seguro que merecerá la pena. Sin más preámbulos el "Bon Jovi" de 1984 según @lolawar69.


Es 1984. Sentada en el porche de la casa de un amigo bebemos, fumamos y reímos. Alguien ha llegado a última hora con una bolsa de vídeos. Sorteamos entre risas al azar y plantamos uno cualquiera. Vídeos de los Maiden, de los Judas, de Accept, de Thunder, y de repente...se nos congela la imagen en un nuevo vídeo que no termina de arrancar. Todos reconocemos la mayoría de los vídeos que nos gustan, pero este no nos suena de nada. Por fin arranca. Un teclado soberbio y poderoso, inicio de un tema incógnito. ¡Son Marillion!, dice alguno. ¡No tío, parecen los Pink Floyd!. No, abajo a la izquierda pone "Runaway" - Bon Jovi, y encima el que canta está para comérselo.
Desde ese mismo momento mi objetivo es conseguir ese disco para nuestra pequeña emisora municipal donde hacemos un programilla de radio de música rock, e indagar quienes son Bon Jovi. Entonces no había Wikipedia, pero descubro a una banda de New Jersey de cinco componentes que hace glam rock. En cuanto me hago con el disco lo calco en cassette, como siempre, y lo escucho noche y día. Tal es así que hasta mi madre tararea a Bon Jovi mientras guisa.
Descubro un grupo con un sonido muy personal, una voz inconfundible, una batería poderosa y un guitarrista rápido y preciso con una voz de refuerzo a la de Jon Bon Jovi, que parece nacida para cantar en comunión con el líder de sus huestes. 
Un disco este que no es el que le lanza al estrellato, pero que para mi es el más natural y fresco de la banda. Una fusión creada como culmen de unos currículums fabulosos por separado e impresionantes para los receptores, con raíces del rhythm and blues de Atlantic City Expressway o de los sinfónicos Wild Ones.
Una magnífica formación original de músicos impecables compuesta por Jon Bon Jovi, Rictchie Sambora, Tico Torres, David Bryan y Alec John Such, el único que ya no forma con Bon Jovi, que crea un genuino glam rock que perdura en detrimento del rock alternativo creado a principios de los 90.
Me quedo de esta joya de alquimia rockera con el himno "Runaway", tema que no puede, no quiere y no debe cumplir años. O la mil veces tarareada "She Don't Know Me", acompañado por ese vídeo fascinante de macarrillas italianos de barriada de New Jersey. Preciosa es "Shot Throught The Heart", aquella que hacía que se nos cayeran las chapas de la chupa, con frases como "Mientras yo estaba allí solo en la oscuridad me disparaste al corazón", y nos remataba con la bonjoviana criatura que es "Burning For Love". "Estoy ardiendo de amor, lleno de deseo, no puedo saciarme, lo buscaré en ti". Queríamos morirnos las entregadísimas niñas de los de Jersey.
En definitiva, para mi, ya experimentada y abarrotada de rock, este LP sigue siendo y será una joya de mi discografía personal, un descubrimiento genuino del rock de los 80, la BSO de una etapa de mi vida y el nacimiento de una de las grandes bandas americanas de rock.
No se podría entender la existencia de bandas como Cinderella, Poison o Skid Row sin la linterna de Jersey ejerciendo de ojo de Sauron en los horizontes del rock ochentero y los grupos que estaban por llegar.

@lolawar69


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada