lunes, 18 de noviembre de 2013

GET YER YA-YA'S OUT!: THE ROLLING STONES IN CONCERT - The Rolling Stones, 1970


En Otoño de 1969 los Rolling Stones se encontraban inmersos en su primera gira americana en 3 años. Las cosas habían cambiado, y mucho, desde la última vez que los británicos actuaban en territorio estadounidense. Brian Jones había desaparecido y Mick Taylor ocupaba ahora su puesto, un hecho absolutamente definitivo que junto a la mejora de los equipos propiciaba un cambio en la dirección musical de la banda. Los Rolling Stones dejaban de ser una banda para quinceañeras y su público se convertía en una muchedumbre ávida del rock lleno de actitud de la mejor banda del planeta.


Dentro de aquella gira los Rolling Stones grabarían los diez cortes que en Septiembre de 1970 se iban a publicar como "Get Yer Ya-Ya's Out!: The Rolling Stones In Concert", apenas un año después de la publicación de "Let It Bleed" en Diciembre de 1969 y coincidiendo prácticamente con el estreno del documental "Gimme Shelter" a finales de 1970. Temas obtenidos de los shows que la banda ofreció entre el 25 y el 29 de Noviembre en el Baltimore Centre de Maryland, el Madison Square Garden de Nueva York y el Boston Garden y que posteriormente serían editados en los Olympic Studios de Londres.


Ningún instrumento sería modificado en Londres, pero si se haría con la voz de Jagger en algunos de los temas y con los coros de Richards en otros. A pesar de ello "Get Yer Ya-Ya's Out" captura a los Rolling Stones en uno de los mejores momentos de su carrera, y esa fuerza y esa energía queda perfectamente recogida en el que es sin duda el mejor directo que jamás han publicado. Una actitud y un espíritu que suple con creces cualquier carencia técnica o desliz. "Got Live If You Want It!", su directo de 1966, palidece al compararlo con este artefacto.

La calidad y sonido de "Get Yer Ya-Ya's Out" son un portento, sobre todo si tenemos en cuenta que está grabado a finales de la década de los 70. La producción de la propia banda y de Glyn Johns se centra sobre todo en capturar la cruda energía de la banda, colocando al oyente en medio de aquel auditorio, permitiéndole disfrutar de un inmenso espectáculo sonoro, en el que las modificaciones en ocasiones de las voces de Jagger y Richards carecen de importancia real.


Es la gira de soporte al "Beggars Banquet" publicado en 1968 y de impulso al "Let It Bleed" que se publicaría en apenas un mes, y muestra a una banda absolutamente rodada a pesar del poco tiempo que llevaba un genio como Mick Taylor en la banda. Su compenetración con Keith Richards, su sentido del weaving y su elegante y técnica concepción de su arte encajaron sin problemas en un grupo que ahora destilaba el rock más auténtico en aquella tremenda fusión de blues, country y rock and roll.

Un Keith Richards inspiradísimo a pesar de alguna deficiencia técnica inapreciable y un potente Mick Jagger, a pesar de que no siempre sus voces son las de aquellas noches, en su cima como frontman, conduciendo un espectáculo en el que vuelven a ser fundamentales el mini kit de Charlie Watts y las profundas líneas de bajo del siempre estático Bill Wyman. Incluso el piano de tugurio de Ian Stewart tiene su protagonismo en tres de los míticos temas de "Get Yer Ya-Ya's Out".


Diez temas incluidos en el directo que no necesitan presentación. Desde el demoledor riff de "Jumpin' Jack Flash", el inmenso tributo a Chuck Berry de brutal combo rítmico que es "Carol", o la reinvención del "Stray Cat Blues",el temazo del "Beggars Banquet", uno de los más sucios del catálogo de los Rolling Stones que en "Get Yer Ya-Ya's Out" se vuelve aún más sucio todavía.

Llega "Love In Vain" y la banda se desata, en especial un inconmensurable Mick Taylor, precediendo a los históricos acordes de apertura de la versión definitiva de un majestuoso "Midnight Rambler", seguido de un no menos mágico "Sympathy For The Devil", en el que tiene lugar uno de los más apoteósicos duelos de solos de la historia del rock, el que se marcan Keith Richards y Mick Taylor.


Luego "Live With Me" se deja conducir por la magnífica línea de bajo de Bill Wyman y "Little Queenie" vuelve a rendir pleitesía al dios negro del rock and roll, antes de un tremendo "Honky Tonk Woman", con la banda enloquecida por completo, que deja el protagonismo a "Street Fighting Man", un monstruoso portento de guitarras que se convierte en el cierre perfecto para un glorioso álbum en directo.

En el álbum que se publicaba en 1970 faltaron algunos de los temas del set list de aquella gira americana, temas algunos que fueron recuperados en la edición lanzada con motivo de su 40 aniversario. Aquellos shows fueron filmados y pueden verse en ese documental llamado "Gimme Shelter", reflejo de la energía incombustible de la banda en sus directos y muestra sombría del lamentable episodio de Altamont. Por todo ello "Get Yer Ya-Ya's Out" es un directo mítico, pero sobre todo lo es por la pasión, la rabia y energía que la mejor banda de rock del planeta puso en todos y cada uno de aquellos conciertos.



No olvidéis pasar por LA BANDA QUE NUNCA EXISTIÓ para dejar vuestra lista de esa posible mejor banda de la historia del rock, en formato comentario o mediante MD a @BlueMonday1971.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada