sábado, 23 de febrero de 2013

CONFESSIONS - Buckcherry, 2013



En el año 2006 Buckcherry se ponía de nuevo en funcionamiento gracias a las ganas del increíble forntman Josh Todd y al genial creador de riffs Keith Nelson. El más que aceptable "15" dio esperanzas de que una de las bandas que resucitó el hard rock a finales de la década de los 90 volviese por sus fueros. Trallazos como "Crazy Bitch" o "Sorry" eran pruebas suficientes como para basar con fundamento esas esperanzas. Sin embargo los flojos "Black Butterfly" de 2008 y "All Night Long" de 2010 dieron al traste con aquellas esperanzas.
De pronto las noticias de que Buckcherry va a lanzar un álbum conceptual se antojan como una broma. Tras dos sonados fracasos pensar en los de Todd haciendo algo que sólo los más grandes han llevado a buen término con éxito, sonaba cuando menos extraño. Pero el rock es generoso y el talento y el esfuerzo tienen su premio, y Buckcherry lo ha vuelto a hacer. Pedazo de álbum.
Buckcherry ha basado siempre su música en los términos claves del rock and roll. Sexo, mujeres, drogas y alcohol como filosofía de vida han aparecido desde el año 1999 en las letras de la banda. En "Confessions", su nuevo trabajo, no desaparecen, pero esta vez parecen estar enfocadas de una manera más honesta que las anteriores, bajo un envoltorio de álbum conceptual en el que los siete pecados capitales se convierten en guía de una colección de excelentes trallazos de rock, explorando el concepto que marca el álbum desde su lado más sucio y oscuro.
Josh Todd como vocalista y de nuevo gurú de la banda, Keith Nelson y su a menudo infravalorada guitarra, el acompañamiento rítmico de Stevie D., y el demoledor combo rítmico formado por el bajista Jimmy "Two Fingers" Ashhurst y el batería Xavier Muriel, son los encargados de dar forma a este invento, un artefacto que realmente funciona, y además lo hace muy bien, teniendo en cuenta también que la propia banda se auto produce el álbum.
"Gluttony" abre "Confessions" en forma de estupendo trallazo de rock, lleno de una energía insaciable y estribillo sentencioso e irresistible.  "Wrath" es un medio tiempo rockero de aire bluesy y profundos lamentos que se mece a bordo de los grandilocuentes riffs de Keith Nelson y Stevie D.. "The Truth" es una fabulosa balada en la que Todd se muestra absolutamente honesto y donde el bajo de Jimmy "Two Fingers" Ashhurts y la batería de Xavier Muriel añaden peso específico. "Greed" es el homólogo perfecto para "Gluttony", patada directa en las pelotas. "Seven Ways To Die" es una especie de punto de inflexión explicativo del concepto del álbum, de colosales proporciones rockeras. "Air" se convierte en un acerado trallazo de rock, mientras que "Sloth" es tal vez el corte más teatral de "Confessions" en forma de cinematográfica versión sobre el suicidio. "Pride" obsequia con las fabulosas guitarras de Keith Nelson y Stevie D. y con un Josh Todd a modo de predicador. "Envy" muestra la obsesión de Todd por la mujer de otro. "Lust" es un pelotazo desenfrenado iluminando tal vez la nueva etapa de Buckcherry. "Dreamin' Of You" concluye el álbum con excelente nota acústica, intensa y hermosa.
En definitiva un excelente trabajo de Buckcherry, sin duda el mejor de los que ha facturado la banda desde su reformación en el año 2006. Los trallazos de hard rock marca de la casa, las letras habituales y la actitud y energía de siempre pero esta vez con ese toque conceptual que sin duda alguna enriquece el álbum. Absolutamente recomendable para las almas ávidas del rock con pelotas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada