lunes, 1 de diciembre de 2014

GOOD FOR SUMTHIN' - Eric Gales, 2014. Crítica del álbum. Reseña. Review.


Eric Gales nacía hace 40 años en Memphis. Niño prodigio de la guitarra irrumpía en la escena musical norteamericana con 15 años como zurdo que tocaba la de diestro, así que las comparaciones con Jimi Hendrix fueron inevitables, y eso que el chico no era zurdo. Un millonario contrato discográfico y grandes audiencias supusieron una tentación difícil de esquivar para un tipo que junto a sus hermanos Eugene y Manuel se lanzaba a la aventura publicando en 1991 "The Eric Gales Band", un álbum debut en el que todavía la voz recaía en Eugene, no así en su segundo artefacto, "Picture Of A Thousand Faces", en el que Gales daba un paso adelante al convertirse en frontman total, con un espectacular manejo de la guitarra y con una inmensa confianza vocal recién descubierta.


Gales es un músico que nunca se ha acomodado. Años de giras, grabaciones y colaboraciones le han permitido perfeccionar su estilo hasta convertirse en una de las guitarras más poderosas y cautivadoras del panorama actual, sin duda la más influyente del blues rock en estos momentos, más allá de figuras como las de Joe Bonamassa. Por aquellos inicios era lógico compararle con Hendrix, pero Gales ha bebido de fuentes tan importantes como  Robin Trower, Frank Marino, Stevie Ray Vaughan y Eric Johnson, guitarristas todos ellos también deudores de la figura de Hendrix. Influencias gustosas y variadas que han contribuido de manera notable a establecer el tono y el estilo de Gales con su instrumento.


Con una asombrosa producción musical que en los últimos años ha incluido colaboraciones de todo tipo entre las que destacan la Experince Hendrix, una gira de tributo a Jimi Hedrix junto a  Billy Cox, Eric Johnson, Chris Layton, Doyle Bramhall II, Brad Whitford y Mitch Mitchell, o Pinnick Gales Pridgen, un super grupo de rock progresivo junto a Doug PinnickThomas Pridgen, Gales aún ha tenido tiempo de consolidar una excelente carrera en solitario de la que destacan espectaculares álbumes como el "Transformation" de 2011. En su entrada en las cuatro décadas, tras el iteresantísimo "Ghost Notes" de 2013, Eric Gales publica nuevo álbum, "Good For Sumthin'", y por lo escuchado es sin duda uno de los mejores álbumes de blues rock de los últimos años.

"Good For Sumthin'" es un álbum lleno de guitarras incendiarias absolutamente inspiradoras en el que las armonías vocales no desentonan y se mantienen llenas de frescura, destacando de manera implacable la poderosa voz de Gales. Raphael Saddiq produce el álbum de un modo brillante en el que las exuberantes armonías y el intrincado trabajo de guitarra suman en una potente mezcla de blues, psicodelia, funk y rock, demostrando una gran habilidad en los arreglos y en la composición. Doce fabulosos temas de poderoso blues rock que realmente es de lo mejorcito que ha deparado el género en los últimos tiempos y en el que ha sido decisiva la colaboración de Eugene Gales tanto en las labores compositivas como interpretativas.


"Come A Long Way" abre "Good For Smuthin'" dejando bien claras las intenciones de Gales a través de un riff descomunal y abrasador, del mismo modo que  "1019" transita por esa senda tan familiar para un tipo de vida turbulenta. Después "Going Back To Memphis" es un temazo de blues rock parido tras la colaboración de Gales con Mike Varney, uno de los gurús del momento en la industria del rock. Poderosas armonías vocales y solos estratosféricos para una especie de resumen de la carrera de Eric Gales tras la que "Good For Sumthin'" hace honor al título del álbum y "Six Deep" se convierte en la demostración audible del talento de este tipo con las seis cuerdas.
"You Give Me Life" es una nueva muestra de la pericia musical de Gales, en un tema inteligentemente escrito con una exuberante maestría musical de la que destacan los solos de abrumador tono. "Heaven's Gate", "Tonight (I'm Leaving)" y "Show Me How" liberan intrincados riffs y solos hasta la llegada de "Miss You", una excelente revisión del clásico de los Rolling Stones para la  que estar muy sobrado o muy loco para hacer algo así, pero Gales lo borda y llena de ritmo. "Steep Climb" ofrece un demoledor dueto con una fiera como Zakk Wylde  y "E-2 (Note For Note)" cierra el álbum con la intervención de Eric Johnson, uno de los ídolos de Gales, un sueño hecho realidad para el guitarrista en formato corte instrumental en el que la interacción entre ambos es asombrosa.


"Good For Sumthin'" pasará absolutmente desapercibido por estos lares, como lo ha hecho toda la carrera de Eric Gales, un guitarrista asombroso con bastante menos prensa que la de otro genio como Joe Bonamassa, pero para quienes el blues rock significa algo, para quienes las guitarras de Rory Gallagher, Stevie Ray Vaughan o Eric Johnson tienen importancia, la figura de semejante músico no debe pasar desapercibida, máxime cuando se acaba de marcar un artefacto como este "Good For Sumthin'", un inmenso trallazo lleno de todas las virtudes que debe poseer el género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada