lunes, 5 de agosto de 2013

'TIL YOUR RIVER RUNS DRY - Eric Burdon, 2013


Durante los años 60, más en concreto en los más gloriosos de la Invasión Británica, y liderando a los Animals, el señor Eric Burdon comenzaba a forjar la leyenda de una de las voces más impresionantes de la historia del rock. Tras la disolución de los Animals su vocalista se une a una serie de excepcionales músicos a los que llama War y sigue cosechando éxitos mezclando ritmos funkys y latinos. Finalmente, y dede 1971 Burdon emprende una magnífica carrera en solitario bajo nombres como Eric Burdon & Jimmy Whiterspoon, The Eric Burdon Band, o simplemente Eric Burdon, que culmina en 2013 con "'Til Your River Runs Dry", su último álbum de estudio.


Desde la entrada en el Rock And Roll Hall Of Fame de los Animals en 1994, Burdon siguió grabando y girando, pero la atención de medios y público se disipó de manera incomprensible tratándose de quien se trata. Cuando Bruce Springsteen le invitó a compartir escenario en el South By Southwest de 2012, Burdon volvía a convertirse, por méritos propios, en centro de atención.

Realmente Burdon nunca se fue ni dejó de actuar, pero se le tenía un poco perdida la pista. En 2012 lanzaba un magnífico EP con los Greenhornes, la banda de Jack Lawrence y Patrick Keeler, de los Raconteurs, artefacto que servía de aperitivo a "'Til Your River Runs Dry", su primer artefacto con material original desde el "My Secret Life" de 2004.


A estas alturas de la película Eric Burdon no tiene que demostrarle nada a nadie. Es un tipo que ya lo tiene todo hecho, pero aún así se atreve con un álbum alejado de lo convencional en el que su voz, la de un hombre de 72 años, se mantiene todavía poderosa y llena de fuerza. Su tono de tenor permanece constante incluso en los momentos más álgidos, sin resultar en absoluto forzado.

"'Til Your River Runs Dry" es algo más que una vuelta a los orígenes. Es variado y creativo y se esfuerza en amalgamar blues, reggae, ritmos latinos, gospel, rock y country, con la sabia dirección de quien lleva tanto tiempo metido en esto. Burdon no trata de reinventarse a si mismo, simplemente acude a sus elementos básicos sin sonar antiguo. Más bien al contrario suena más fresco que nunca, reactivando un poquito el rock del los Animals, dando rienda suelta a su amor por el blues y mostrando su lado más hippy.

El nuevo álbum de Eric Burdon se mueve entre el pasado y el presente, entre lo personal y la política. Un par de covers y un puñado de composiciones propias en las que se respira la más genuina autenticidad del blues, en el que probablemente es hasta la fecha su trabajo más personal.


Burdon y el baterista Tony Braunagel producen "'Til Your River Runs Dry", y lo hacen de manera acertada en líneas generales, dotando al álbum de efectivas líneas de pulido y limpieza, de excelente sonido aunque tal vez un poco seco, algo que realmente pasa inadvertido dada la profundidad del trabajo.

Un puñado de excelentes músicos acompañan a Burdon en esta aventura. El pianista y organista Mike Finnigan, el pianista y guitarrista Jon Cleary, los guitarristas Eric McFaden, Jim Pugh, Johnny Lee Schell y Billy Watts, los bateristas Tony Braunagel y Brannen Temple, los trompetistas Darrell Leonard y Shamaar Allen, el trombonista Craig Klein, el saxofonista Joe Sublett, la tuba de Matt Perrine y  los percusionistas Lenny Castro y Wally Ingram conforman un nutrido grupo de inmensa calidad, aunque es posible que una banda más reducida y clásica hubiese otorgado al sonido final del álbum algo más de garra y rabia en determinados temas.

"'Til Your River Runs Dry" se inicia con "Water", un tema que se tiñe de ecologismo y de rabia contagiosa. Guitarras, baterías, campanas y coro gospel para recordar el paso de Burdon por los desiertos californianos y sus pensamientos hippies sobre la conservación del agua.


Después "Memorial Day" es un excelente corte lleno de guiños al reggae y al rock y con unas letras que recuerdan los días de "Sky Pilot" o de "Monterey", celebrando a los supervivientes, tanto hippies y poetas como a los caídos en la guerra.

"Devil And Jesus" aúna el blues, el gospel y el funky en un estilo vocal que aún alejado del de Burdon resuelve con mucha solvencia con el vudú como taimado protagonista, para después cambiar el registro con "Wait" y sus lentos y románticos ritmos latinos y una genial interpretación de Eric McFadden a la guitarra española con Burdon cantando dolorosamente a ritmo de tango.

"Old Habits Die Hard" se llena de country, rock and roll y boogie woogie para formar un pelotazo lleno de ritmo, reflexivo y desafiante, con la primavera árabe como telón de fondo y de cierto aroma a los Animals.

Luego el primer homenaje a Bo Diddley, un tema llamado "Bo Diddley Special" que es simplemente rock and roll conmemorativo dedicado a su ídolo, pieza clave en la discografía de los Animals, una de las más tempranas influencias de un Burdon que en el corte aprovecha de manera gozosa ese ritmo patentado por Diddley.


"In The Ground" se vuelve a llenar de rabia, más profundo y oscuro, en espera de "27 Forever", las reflexiones personales de Burdon sobre los muchos músicos que murieron a la edad de 27. Inmensos riffs de piano ahora que Burdon a conseguido llegar a esa cifra a la inversa.

"River Is Rising" se aleja en cierto modo del estilo Burdon. Inspirada en lo ocurrido a Fats Domino durante el huracán Katrina, mezcla un progresivo instrumental de toque Zappa con rhythm and blues y sonido clásico de Nueva Orleans grabado con los propios miembros de la banda de Domino.

"Medicine Man", tema de Marc Mohn, tiene resonancias al "House Of The Rising Sun". La habilidad de Burdon para contar una simple historia y llenarla de fuerza queda manifestada, al tiempo que "Invitation To The White House" ofrece consejos a Obama con un ritmo jazzy de gran banda y formato fantasioso de blues hablado.

"Before You Accuse Me", el clásico de Bo Diddley, segundo tributo a uno de sus mayores referentes, se convierte en cierre perfecto para el álbum.

Eric Burdon siempre ha sentido la necesidad de terminar su carrera a lo grande, sin hacer el ridículo, y "'Til Your River Runs Dry" parece iniciar ese deseado camino. Burdon lo da todo en este álbum, corazón, alma y espíritu, y cuando nadie lo esperaba, se marca un fabuloso disco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada