miércoles, 8 de octubre de 2014

HAIR OF THE DOG - Nazareth, 1975. Crítica del álbum. Reseña. Review.


Nazarerth surgió de las cenizas de los Shadettes en febrero de 1970 en Dunfermline, Escocia, y durante los primeros setenta trataron de abrirse camino con una serie de álbumes llenos de interés de entre los que destacaron "Razamanaz", considerado por muchos como su mejor álbum, y "Loud 'n' Proud", ambos en 1973, pero no fue hasta la publicación de "Hair Of The Dog" cuando se colocaron entre los gurús del hard rock de la década. No hay duda de que "Hair Of The Dog", lanzado en Abril del 75, fue uno de aquellos álbumes que impulsaron el hard rock como género. Rock de riffs y guitarras técnicas y poderosas y una flexibilidad difícil de encontrar, desde las baladas que tienen significado hasta los trallazos mas significantes.


Manny Charlton, el guitarrista y teclista de Nazareth, y Roger Glover, bajista de Deep Purple, habían producido "Rampant", el hasta la fecha último álbum de los escoceses, publicado en 1974, pero Glover, tras haber producido en solitario "Razamanaz" y "Loud 'n' Proud", salía y Charlton quedaba al mando en "Hair Of The Dog", y la verdad es que su aportación fue significativa, añadiendo al sonido de Nazareth un toque más metálico que en esfuerzos precedentes, otorgando una mayor potencia y dándole más fuerza, manteniendo la crudeza necesaria para el hard rock de quilates en el que algunos de los mejores riffs de guitarra de la década se convirtieron en protagonistas absolutos.


Dan McCafferty parece el vocalista perfecto para el tipo de música que propone su banda. De voz a medio camino entre Brian Johnson y Rod Stewart y con una variedad de registros considerable, el tipo se ale literalmente en "Hair Of The Dog" merced a su potencia, su fuerza vocal y su emoción. El trabajo de Manny Charlton es literalmente estremecedor, ya sea con los apabullantes riffs que salen de su guitarra, con su maravilloso uso del slide o con el correcto empleo del sintetizador, amen de una producción y un nivel compositivo que hicieron de "Hair Of The Dog" la clase de álbum que es. El combo de ritmo formado por el bajista Pete Agnew y el baterista Darrell Sweet cumple a la perfección en la a menudo ingrata tarea de dar soporte a talentos como los de McCafferty y Charlton.
"Hair Of The Dog", tema que inicia el álbum, es un auténtico himno que contiene uno de los riffs más reconocibles de la década, un monstruo que debe ser incluido entre los temas más devastadores de su época, letras incluidas escupidas con aspereza por McCafferty. Después "Miss Misery" ofece de nuevo riffs asesinos y voz tremenda de McCafferty en un tema tan pesado que haría palidecer a los más pesados Black Sabbath, en un relato de los problemas con las mujeres y "Love Hurts", el tema que escribieron Felice y Boudleaux Bryant y que popularizaron los Everly Brothers se convierte en una power ballad absolutamente perfecta, si es que tal denominación puede realmente ser usada para un corte como este. Una rendición romántica que combina la energía de la banda con el dulce toque de los 50.


"Guilty" es el tema que aparecía en la versión internacional del álbum en el  lugar precisamente de "Love Hurts", colocada en la versión estadounidense. Un tema escrito por Randy Newman en el que brilla el piano de Max Middleton, el pianista de Jeff Beck y al que sigue "Changin' Times", un corte que se empapa del turbio aroma del "Black Dog" de Led Zeppelin para terminar sumergido en una jam descomunal. El riff de Charlton es espectacular y propicia unos cambios de tempo que conducen Pete Agnew y Darrell Sweet. "Beggars Day", tema compuesto por Nils Lofgren, es otro de los poderosos y pesados himnos del álbum, explorando el lado oscuro de la vida en esta ocasión.

"Rose In The Heather" es un instrumental en el que las hermosas guitarras y los sintetizadores de Manny Charlton, con maravilloso trabajo de slide incluido, mezclan a la perfección, casi un alivio tras el corte anterior. Le sigue "Whisky Drinkin' Woman", una pieza que recuerda al boogie blues sureño de guitarras de estilo Lynyrd Skynyrd, el único tema del álbum en el que McCafferty no utiliza su característica voz y mi favorito personal de "Hair Of The Dog". "Please Don't Judas Me" termina el álbum de un modo completamente enloquecido, un corte experimental que en esta ocasión no falla desde su formato épico de nueve minutos de duración para una composición bella e inquietante, de guitarras exquisitas y un cierto aroma a Pink Floyd.


Un álbum que por muy oculto que esté no deja de ser una de las piezas esenciales de la historia del rock, el disco que demostró que Nazareth eran algo más que una banda de un par de éxitos puntuales y que les colocó por derecho propio en la cima. Creo, sin temor a equivocarme, que a mediados de los 70 sólo algunas pocas bandas como AC/DC consiguieron cotas similares al "Hair Of The Dog" de Nazareth, una auténtica obra maestra, uno de los primeros álbumes en presentar el verdadero sonido del hard rock, y ojo porque después vendrían monumentos como "Except No Mercy" en 1977 y "Malice In Wonderland" en 1980.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada