viernes, 17 de octubre de 2014

WAKING UP THE NEIGHBOURS - Bryan Adams, 1991. Crítica del álbum. Reseña. Review.


El "Into The Fire" que Bryan Adams había publicado en 1987 había sido un álbum fabuloso. Un trabajo muy completo que mostró un lado serio y una conciencia social que no habían aparecido en sus cuatro primeros álbumes, el rock más maduro y adulto del canadiense. El problema es que "Into The Fire" no funcionó comercialmente, así que Adams decidió volver a sus básicos, al rock sólido y sencillo de letras en su mayoría cachondas y divertidas. El resultado fue "Waking Up The Neighbours", un excelente disco de rock cargado de optimismo, sin alharacas y sin pretensiones. Pero la talibanía fanática sigue culpando a Robert John "Mutt" Lange de la caída de su ídolo acusándole de intentar que Adams sonase como Joe Elliott de Def Leppard, algo lógico por otra parte si tenemos en cuenta que Lange venía de producir "Pyromania" e "Hysteria" para los británicos, dos álbumes fabulosos.


La producción de "Waking Up The Neighbours" efectivamente cuenta con  Robert John "Mutt" Lange, el tipo que había producido a AC/DC, a Foreigner o a los ya mencionados Def Leppard entre otros, aquel al que muchos aún siguen culpando de los males de Adams. El caso es que Lange se curró una producción de nivel. Las guitarras suenan impecables y las voces de Adams funden a la perfección con el resto de instrumentos, mérito que debe atribuirse a las labores de producción. Lange colaboró además en las labores compositivas de los catorce temas del álbum, en todos con el canadiense, con quien sinceramente, forma una fabulosa pareja y con quien se marca algunos trallazos a tener en cuenta, y en cuatro de ellos con el siempre jugoso aporte de Jim Vallance, cuya larga colaboración con Adams llegaba aquí a su fin. Bob Clearmountain, el hombre que produjo junto a Adams sus cuatro anteriores álbumes pasaba a las tareas de mezcla.


Un álbum muy bien escrito tanto en el plano lírico como en el musical que fusiona a la perfección los trallazos de rock con las baladas, uno de sus mayores méritos, cambiando de registro en los momentos adecuados. Ritmos sólidos y composición única con un sonido tipo Def Leppard aunque bastante más terrenal, un álbum en el que la guitarra de Keith Scott vuelve a ser protagonista, fabricando riffs llenos de rock y solos de categoría. El resto de la banda demuestra su altísimo nivel. El bajo de Dave Taylor, los teclados de Tommy Mandel y la batería de Mickey Curry muestran una madurez interpretativa que fortalece el sonido general del álbum, un sonido al que se ajustan como un guante y al que sorprendentemente contribuyen de manera única las voces que ponen los Tuck Back Twins, voces de fondo que suenan como un montón de chicos divirtiéndose.

"Is Your Mama Gonna Miss Ya?" es el trallazo de rock que abre "Waking Up The Neughbours", sentando el tono general y sobre todo el sonido casi perfecto del álbum. Después "Hey Honey – I'm Packin' You In!" mantiene dinámicas similares y "Can't Stop This Thing We Started", obra de la pareja Adams-Lange, se convierte en uno de los mejores temas que publicase Adams durante  la década de los 90. Luego "Thought I'd Died and Gone to Heaven", un pedazo de tema, uno de los mejores del álbum desde la base que sientan el excepcional puente y ese estribillo memorable.


"Not Guilty" es uno de los temas más subestimados del álbum. Error de bulto para un corte en el que Adams y Lange comparan el amor con el sistema legal amparados por un ritmo en cierto modo diferente al acostumbrado, algo similar a lo que sucedió con "Vanishing", otro de los temazos del disco en el que los millonarios gastan dinero a ciegas y el amor se gasta mientras Adams lo interpreta con una de sus mejores voces en todo el álbum. Como el tema anterior es una auténtica joya oculta del disco con una interpretación instrumental del quilates tras la que  "House Arrest" es un divertido e inteligente trallazo rockero del que salió el título del álbum, uno de esos temas en la línea "Reckless" que Adams estaba tratando de recuperar para "Waking Up The Neighbours".

"Do I Have to Say the Words?" es una excelente balada con fabuloso trabajo de guitarra y fantástico estribillo y "There Will Never Be Another Tonight" recrudece el ritmo antes de "All I Want Is You", sin duda una de las mejores power ballads de la carrera de Adams, y si, eso ya es mucho decir. "Depend on Me" abre camino a "(Everything I Do) I Do It for You", seguramente la causa de todos los males del canadiense. No busquemos otras excusas. La sobre exposición que recibió hizo que sus acérrimos llegasen a aborrecerle. Una bella canción de amor que abre camino al cierre con "If You Wanna Leave Me (Can I Come Too?)", "Touch the Hand", otro de los incomprendidos del álbum y "Don't Drop That Bomb on Me" para poner punto y final con la misma intensidad con la que se abría el disco.


"Waking Up The Neighbours" fue el último gran álbum de Bryan Adams, un discazo que aunque se vendió muy bien no tuvo el reconocimiento merecido por parte de sus fans más incondicionales, algunos de los cuales increíblemente ponen por delante un artefacto como el "On A Day Like Today" de 1998 en su obstinación por cargar todas las culpas de su desgracia en la labor de Lange. Luego sus composiciones y su música iniciaron un vertiginoso descenso que ha durado hasta nuestros días y del que veremos si es capaz de recuperarse en su próxima entrega, entrega de la que Adams habla en la tremenda entrevista que nuestro @inigoramirezesc hace al canadiense y que podéis leer en su blog divida en dos partes: Entrevista Bryan Adams Parte 1 - Habla de "Tracks Of My Years"Entrevista Bryan Adams Parte 2 - "Reckless Deluxe" + nuevo álbum en 2015.

8 comentarios:

  1. Buf, esto va a ser largo... A ver, partamos de la base de que mi opinión, como la tuya y como todas las opiniones, es subjetiva. Y reconozco que pertenezco a esa "talibanía fanática" a la que mencionas. Pero voy a hacerte un pequeño preámbulo para que te pongas en situación: soy miembro del club de fans de Bryan desde el ´88, por lo que viví todo el proceso de creación de este disco; desde que la gira de "Into The Fire" acabó en julio del ´88 estuve informado al detalle de cómo iban las cosas cada tres meses como máximo. Imagínate el "hambre" con la que esperé este disco desde julio del ´88 hasta septiembre del ´91, fecha en la que salió, cuando se suponía que iba a salir en septiembre del ´89 y acumulaba retraso tras retraso. Todo el proceso os lo conté aquí mismo en el capítulo 5 de "La Vida De Bryan" que hice entre abril y mayo de este año:

    http://thekidswannarock.blogspot.com.es/2014/05/la-vida-de-bryan-biografia-no_12.html#more

    Como era de suponer, recibí el álbum como un maná y debido al "mono" que tenía flipé a colores... las 3-4 primeras veces. A la quinta ya empezó a aburrirme, como la mayoría de las producciones de Mutt Lange. Voy a comentar tus reflexiones: "decidió volver a sus básicos, al rock sólido y sencillo (correcto) de ¿letras en su mayoría cachondas y divertidas?". Una cosa es que "Into The fire" tuviera letras serias y otra que las letras cachondas y divertidas fueran una constante en su carrera; se me ocurren "Long Gone", "Take Me Back" y pocas más. Además, una cosa es eso y otra pasar de "Me cogieron en el fuego cruzado de un grito silencioso donde la pesadilla de un hombre es el sueño de otro" a "No soy Superman y no puedo volar". Para mí ese cambio fue muy duro. Digo más: una cosa es echarle humor al asunto y otra titular una canción con una gilipollez del calibre de "Si quieres abandonarme ¿puedo venir yo también?", títulos delirantes que más tarde el sudafricano llevaría al paroxismo con su mujer Shania Twain.

    Lo de que "WUTN" es un disco sin pretensiones... este disco, como todos los de Lange, es cualquier cosa menos espontánea. Es una máquina perfectamente engrasada, sin espacio a la improvisación y con la clarísima pretensión de sacar 7 singles y vender millones y millones de discos... vamos, un intento de hacer "Hysteria II".

    Por supuesto que culpó a Mutt Lange de la cuesta abajo en la carrera de Adams, no en su totalidad, pero sí en buena parte. Evidentemente, Bryan sabía dónde se metía cuando le persiguió durante años hasta que consiguió que produjera un disco suyo. Yo también, pero no esperaba que lo absorbiera hasta el punto de arrebatarle su propia personalidad, su propio sonido y frescura. Eso es lo que me molesta de verdad, no que las voces recuerden a Def Leppard (aclaro, para que no haya dudas: me encantan "Pyromania" e "Hysteria".

    Tu elogias el sonido: compara el sonido de la batería en este disco con el de los anteriores, para mi gusto es lo peor del álbum. Con las canciones, la sensación general es "¿Dónde he oído esto antes?", a veces para bien, muchas para mal. Luego entro en detalle.

    Jefe, lo de los Tuck Back Twins, no sé si lo dices en serio o te entiendo mal: es un mote para Adams y Lange, lo mismo que a los de la banda les dio por llamarles "Dudes Of Leisure".

    "Is your mama..." puede recordar a los Stones y "Hey Honey..." a los Faces pero son dos temas que están bien. Ahora bien, decir que "Can´t Stop..." es uno de sus mejores temas de los ´90 (el listón está bajo, la verdad) me parece pasarse. Es el ejemplo perfecto de lo que es Mutt Lange (con según que artista): en la primera escucha te engancha pero a la larga es tan pegadizo que acaba resultando cansino.

    ResponderEliminar
  2. "Thought I´d Died..." es otro buen ejemplo: te propongo un ejercicio de imaginación. ¿Qué opinarías de estas canciones si las cantara cualquier otro? Bryan salva muchos de estos temas por su acojonante voz. Y volviendo a lo que decía antes: ejemplo de canción que te suena haber oído antes, en este caso suena a Foreigner. Si esos teclados no son los de "That Was Yesterday" que venga Dios y lo vea.

    Completamente de acuerdo en lo referente a "Not Guilty", subestimado y de lo mejor del disco, pero opino todo lo contrario con "Vanishing", canción que no hay por donde cogerla con un riff megaprevisible y repetitivo (véase "All I Want Is You").

    Y tanto que "House Arrest" es un tema en la línea de "Reckless" como que es "Hearts On Fire II", una autocopia ("Hearts On Fire" se compuso para "Reckless", aunque no entró hasta "Into The Fire"). El riff del comienzo es 100% Bryan, con una progresión de acordes que ha utilizado tanto antes ("Cuts Like A Knife") como después ("The Only Thing That Looks good On Me Is You"), pero el resto es Mutt Lange. Se puede salvar.

    "Do I Have To Say The Words" y "There Will Never Be Another Tonight" también son salvables, aunque creo que habrían ganado con otra producción.

    "All I Want Is You" es otro momento lamentable pese al vozarrón del rubio. Otro riff ultraprevisible y el final del estribillo está literalmente copiado de "Pour Some Sugar On Me". Bryan, no me jodas.

    "Depend On Me" es una canción de Adams/Vallance a la que Lange añadió el estribillo final y personalmente creo que sería mucho mejor son los coros de este último, con Bryan "autocoreándose" y con acústicas en vez de eléctricas.

    Estoy de acuerdo que "Everything I Do" es mejor canción de lo que la mayoría piensa y que desbordó completamente las previsiones de Adams, pero no creo que fuese la única razón de que su carrera y su prestigio se fuera a la mierda. Si en lugar de sacar (me ahorro el calificativo) "18 ´til I die" hubiera sacado un disco en condiciones, yo creo que podría haberse recuperado. De hecho, ha publicado varias caras B o dado canciones a otros artistas que mejoraban sus propios temas pero... Volviendo a "Everything I Do", la sobre exposición es malísima para las canciones... sobre todo para las que no son tan buenas. Llevo 27 años escuchando toda su discografía de los ´80 y la sigo disfrutando sin cansarme, cosa que no me pasa con la de los ´90.

    "If You Wanna Leave Me", nadie lo ha comentado (ni siquiera Jim Vallance), pero el arpegio justo anterior al solo de guitarra está cogido de "After The Thrill Is Gone", una de las canciones que compusieron para el que iba a haber sido la continuación de "Into The Fire" y que descartaron justo antes de dejar de componer juntos. Lo mismo pasa con "Touch The Hand", aunque no acrediten a Vallance como co-compositor, la canción es un refrito de "Stand Up" que compusieron también los dos canadienses en esa época.

    No creo que se puedan componer "Waking" con "On a Day" porque sería como comparar a Def Leppard con Oasis: no tienen nada que ver. Eso sí, ese disco tiene la única canción que me puso la carne de gallina la primera vez que la escuché a lo largo de los 90: "Before The Night Is Over" es "One Night Love Affair II" (as otro nivel, claro), imagino que tú también te habrás dado cuenta.

    El debate este sobre "sus males" me cansa un poco, la verdad, pero por resumir: "Everything I Do"s aparte, lo peor de este disco para mí es que despoja al Adams que todos amamos de su personalidad y su sonido y sus canciones son, como decía antes, máquinas perfectamente engrasadas, artefactos pop diseñados para triunfar. Le falta alma, corazón, frescura, no sé cómo describirlo.

    ResponderEliminar
  3. Me despido agradeciéndote tu paciencia y pidiendo disculpas por la chapa que acabo de soltar, pero me has tocado donde más me duele ;-) . Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Disconforme con lo anterior a mi gusta Mutt es posible que sus producciiones sean mercado de hit pero eso es lo que buscan los que acuden a el y bryan en varias ocasiones. también hay que ver que la edad de los artistaS influye el bryan del 88 no es el mismo por su fiereza juvenil de la decada previa. Tal vez un poco largo pero si más que aprovechable A bryan no lo mato Mutt eso si evereything i do lo salto siempre

    ResponderEliminar
  5. Finalmente eentre los dos me habéis compensado los comentarios de esta dificultosa entrada.
    Gracias a ambos y Saludos desde la cueva.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado bastante esta entrada! Soy una gran fan de Bryan Adams y me encantaría que pasaseis por mi blog y dejaseis algún comentario, os estaría muy agradecida! Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que tanto Javier como Íñigo coincidís en muchas cosas, simplemente habéis vivido la evolución de aquel Bryan de los 80-90 desde puntos de vista diferentes. Me encanta encontrarme con comentarios de gente como vosotros, ilustrada, sin euforias, y que además es capaz de transmitir por escrito con riqueza argumental.

    ResponderEliminar