lunes, 10 de febrero de 2014

LIVING THE BLUES - Canned Heat, 1968


Cuando en 1965 dos chavales llamados Alan Wilson y Bob Hite formaban Canned Heat en Los Angeles poco podían sospechar que tan sólo cuatro años más tarde habrían actuado ya ante las inmensas audiencias de los festivales de Monterrey y de Woodstcok. Wilson y Hite tomaron el nombre de su grupo del tema "Canned Heat Blues" del bluesman Tommy Johnson, en una muestra más de su pasión por el blues. Algunas idas y venidas de músicos culminarían con la publicación de "Canned Heat" en 1967, su primer álbum de estudio oficial tras el que la banda conformaba su alineación  más clásica al sustituir Adolfo de la Parra al baterista Frank Cook. Junto a ellos, el guitarrista Henry Vestine y el bajista Larry Taylor marcarían una época.


Poco después, en Enero de 1968 Canned Heat publicaba "Boogie With Canned Heat", el álbum que les colocaba definitivamente en el mapa. Un tremendo artefacto que incluía hits como el fabuloso "On The Road Again", la durísima "Amphetamine Annie" o el primer ejemplo de brutal jam de boogie que fue "Fried Hockey Boogie". Dos primeros álbumes que muestran el profundo conocimiento que los miembros de Canned Heat tenían sobre el blues y sus raíces y que ofrecen el talento individual de cada uno de sus miembros en una perfecta sintonía grupal en la que lo que más destaca es la pasión y la energía.


"Living The Blues", doble álbum publicado en Noviembre de 1968, es un esfuerzo atemporal que ha resistido sin fisuras el paso de las décadas. Una impresionante variedad de diferentes estilos musicales combinados a la perfección. Temas de blues elevados por una espectacular sección de vientos en formato jazz y ese toque boogie tan improvisativo de la banda. "Living The Blues" contiene sin duda alguna los mejores esfuerzos de estudio de Canned Heat: seis piezas de blues a lo bestia, tres de boggie desaforado y una de ácido en todo su esplendor que marinaron de la mejor de las maneras posibles.

El trabajo de guitarra de Henry Vestine, apodado The Sunflower, empapado del talento de John Lee Hooker, es absolutamente espectacular, con solos apoteósicos, así como la armónica de Alan Wilson, Blind Owl, y su uso de instrumentos hindúes,  y los exuberantes y conmovedores arreglos de viento de invitados de lujo como Dr. John y Miles Grayson. También resulta deslumbrante el trabajo de uno de los bateristas más infravalorados de aquella época, el genial Adolfo  Fito de la Parra. El desparpajo y virtuosismo de Larry Taylor, The Mole, al bajo, quedó también patente en "Living The Blues".


"Pony Blues", revisión del clásico del Delta de Charley Patton, abre "Living The Blues" y ofrece a un brutal Bob Hite en las voces. Uno de los mejores temas del álbum, sonando añejo ya desde su primera nota de boogie blues, antes de que "My Mistake", un tema de Alan Wilson con fabuloso trabajo de guitarra de blues retrotraiga al oyente a los mejores sonidos del Delta. Algo similar sucede con "Sandy's Blues", un apabullante corte de blues lento compuesto por Bob Hite que ofrece un impresionante slide guitar de Alan Wilson.

"Going Up The Country" es un tema tan sencillo que resulta arrebatador. Se le consideró un himno hippie rural que se hizo famoso al aparecer como banda sonora de la película de Woodstcok, y se basó en el "Bull Doze Blues" de Henry Thomas. Jim Horn pone una flauta al tema que se utilizó para sustituir al instrumento afroamericano de viento que utilizó Thomas en el tema original. Después "Walking By Myself", un viejo tema de Jimmy Rogers que lanzaba la Chess en los 50 recupera en todo su esplendor el blues eléctrico de Chicago con una excelente armónica de Alan Wilson y un soberbio piano de John Mayall.


"Boogie Music" composición de un tal L.T. Tatman III del que nadie sabe nada es boogie blues del bueno con Dr. John en el piano y con añejo final de blues en formato "Farrell Blues" de Henry Sims, un tema de 1929. A continuación "One Kind Favor", otro tema de ese tal Tatman que  vuelve a dejar bien claro el fabuloso interprete de slide guitar que era Alan Wilson en este temazo de auténtico blues.

"Parthenogenesis" es una feroz combinación de nueve temas que durante 19 minutos muestran a la perfección el talento de la banda.  De entre ellos destaca "Bear Wires", un temazo de Bob Hite con tremendo piano de John Mayall, otro de  los ilustres invitados en "Living The Blues". Una idea de Skyp Taylor, el productor del álbum, que funcionó como algo más bien experimental pero que aunaba material suficiente como para haber supuesto un disco por si mismo.


"Refried Boogie (Part 1)" y "Refried Boogie (Part 2)" es una acojonante jam en directo en la que la armónica juega un papel determinante pero en el que la verdadera estrella es un Henry Vestine que llena su guitarra de rabia, de distorsión descomunal y de brutal retroalimentación. Su solo de guitarra psicodélica es genial, como también lo es el de bajo de Larry Taylor. Canned Heat eran una banda de directo, y las caras 3 y 4 del vinilo original no dejaban lugar a la duda. El tema fue grabado en el Kaleidoscope de Los Angeles y es una versión extendida de "Fried Hockey Boogie", el tema que el bajista Larry Taylor compuso para el anterior "Boogie With Canned Heat".

"Living The Blues" es la mejor versión de una banda como Canned Heat antes de que la muerte, las drogas y y las luchas internas comenzasen a cobrarse su peaje. Pero antes de que esto sucediese aún tuvieron tiempo de publicar dos explosivos artefactos como fueron el "Hallelujah" de 1969 y el "Future Blues" de 1970. Una banda no demasiado valorada y poco conocida cuyo estátus real está muy por encima del que crítica o público marcaron en su momento.


















No olvidéis pasar por LA BANDA QUE NUNCA EXISTIÓ para dejar vuestra lista de esa posible mejor banda de la historia del rock, en formato comentario o mediante MD a @BlueMonday1971.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada