viernes, 21 de febrero de 2014

WILD-EYED SOUTHERN BOYS - 38 Special, 1981


Ser vecino de los Van Zant a comienzos de los 70 debió ser algo apasionante, y es que compartir jardín con Ronnie Van Zant, el vocalista de Lynyrd Skynyrd, debe llegar a acojonar, sobre todo si eres Don Barnes, un tipo con gran chorro de voz y ganas de formar tu propia banda. Montarla con Ronnie, ese tipo que había elevado a sus Lynyrd Skynyrd a los altares del rock sureño, era complicado, pero para eso estaba su hermano Donnie. Dicho y hecho, Don Barnes y Donnie Van Zant aunaban esfuerzos en 1974 y formaban una banda llamada 38 Special.


El guitarrista Jeff Carlisi, los bateristas Jack Grondin y Steve Brookins y el bajista Ken Lyons se añadían a los vocalistas con el objetivo de iniciar una carrera discográfica. Tener en tu banda al hermano del vocalista de Lynyrd Skynyrd ayuda, si, pero los chicos de 38 Special tuvieron, como la inmensa mayoría de las bandas del southern rock, que patear los peores escenarios de su área de influencia antes de ver realizados sus sueños en formato vinilo.


El bajista Larry Junstrom reemplazaba al fugado Ken Lyons, y tras fichar por A&M 38 Special lanzaba en 1977 "38 Special", su álbum debut, producido por Dan Hartman, uno de los artífices del éxito de los Edgar Winter Group. Hartman produciría también "Special Delivery", el segundo artefacto de los de Jacksonville, ya en 1978. Ambos álbumes muestran la indudable influencia del rock sureño en el sonido de la banda. Primitivo, salvaje y aún sin pulir, pero lleno de fuerza y empuje.

La llegada de los 80 trae nuevo productor para 38 Special, y Rodney Mills, el dueño del sonido Lynyrd Skynyrd, comienza su colaboración con la banda. Esto y los aportes de Jim Peterik, teclista de Survivor, en la composición, convierten el sonido de 38 Special en más accesible, respetando por supuesto esas raíces sureñas de las que tipos como Don Barnes y Donnie Van Zant se sentían tan orgullosos. "Rockin' Into The Night", publicado en Enero de 1980 es buena muestra de ese cambio de dirección que comenzaba a acercarles a las radios y a la popularidad, merced precisamente a temazos como el propio "Rockin' Into The Night".


Entre Septiembre de 1979 y Julio de 1980, en los huecos que las largas giras dejaban a la banda, 38 Special grabó el que sería su cuarto álbum de estudio, y probablemente uno de los mejores. "Wild-Eyed Southern Boys", publicado en Mayo de 1981, cuenta sin duda con el clásico sonido de 38 Special combinando de manera acertada el rock sureño con el hard rock melódico, algo en lo que tuvo mucho que ver la continuidad de Jim Peterik en la composición de muchos de los temas. Comercialidad bien entendida que provocó un repunte en la popularidad de 38 Special.

Incluso con el sentimiento melódico que Peterik otorgó al sonido general del álbum, en "Wild-Eyed Southern Boys" se encuentra lo salvajes, lo sureños y lo alto que siempre tocan, características innatas del grupo que aún volviéndose más melódicos continúan apareciendo. Un brillante álbum de melódico rock sureño que proporcionó algún que otro clásico de una de las mejores bandas infravaloradas de su género. Grandes temas, impecable producción de Rodney Mills y fabulosas interpretaciones de todos y cada uno de los miembros de la banda.


La voz de Don Barnes es una de las grandes del rock sureño. Profundo y masculino en la dosis suficiente como para irradiar todo el poder y la bravuconería como para convertir a su banda en un caliente conjunto de machos sureños. Algo parecido puede decirse de la de Donnie Van Zant, y es que de casta le viene al galgo. El guitarrista Jeff Carlisi se destaca como un gran fabricante de acordes básicos merced a su rapidez y a su precisión, mientras que el bajo de Larry Junstrom y las baterías de Steve Brookins y Jack Grondin mantienen esa solidez rítmica tan característica de los grandes del southern rock.

Abre "Wild-Eyed Southern Boys" un tema como "Hold On Loosely", probablemente el mejor que la banda grabase jamás. Cañero y pegadizo, un corte que sin duda habría merecido mucho más. Acordes poderosos y ganchos adictivos muy difíciles de encontrar en la actualidad tras los que aparece el característico riff de "First Time Around", tan sureña y melódica al mismo tiempo como se puede llegar a ser. Voces inmensas y sensacional trabajo de guitarra para un tema fabuloso.

"Wild-Eyed Southern Boys" es un temazo de boogie que combina las voces de Don Barnes y Donnie Van Zant dando formato a un auténtico himno del rock sureño, mostrando todo el atractivo salvaje de una banda que pronto iba a triunfar. Después el saborazo a sur de "Back Alley Sally" y "Fantasy Girl", sencillo southern rock empapado de sabor en el que la voz de Barnes se eleva por encima de todo y en el que Carlisi demuestra su maestría.


"Hittin' and Runnin'" y su tremenda improvisación de guitarra que le convertirían en uno de aquellos clásicos olvidados se coloca justo antes de "Honky Tonk Dancer", un tema absolutamente evocador de su banda más familiar y apegada, Lynyrd Skynyrd, tanto en las voces de Donnie Van Zant como en el fantástico trabajo de guitarra de Carlisi, trabajo que continua en formato slide en "Throw Out the Line", evocando también el sonido y el sabor de la banda madre, finalizando el álbum con un inmenso pelotazo de hard rock sureño como "Bring It On", un tema de Carlisi y Van Zant en el que vuelven a brillar las guitarras y la voz.

Así es a grosso modo el "Wild-Eyed Southern Boys", el cuarto álbum de estudio de los 38 Special, la banda que conseguía introducir en la década de los 80, inmersa en otras epopeyas musicales, el rock sureño, haciéndolo accesible para las radios y el gran público. Siempre a la sombra de Lynyrd Skynyrd y bajo su innegable influencia, pero con la personalidad suficiente como para sonar independientes y con el valor añadido de retocarlo con ese hard rock melódico que en tan buen lugar les dejó con este "Wild-Eyed Southern Boys".


No olvidéis pasar por LA BANDA QUE NUNCA EXISTIÓ para dejar vuestra lista de esa posible mejor banda de la historia del rock, en formato comentario o mediante MD a @BlueMonday1971.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada