viernes, 13 de diciembre de 2013

HOTEL CALIFORNIA - Eagles, 1976


El 8 de Diciembre de 1976 Asylum Records publicaba "Hotel California", el quinto álbum de estudio de los Eagles. Grabado entre Marzo y Octubre de 1976 en los Criteria Studios de Miami, donde coincidirían con Black Sabbath grabando el "Technical Ecstasy", y en los Record Plant Studios de Los Angles, "Hotel California" se convertiría en el mayor éxito comercial de la carrera de la banda y a la postre en su mejor álbum histórico. El "One Of These Nights" de 1975 había supuesto la marcha de Bernie Leadon, disgustado por la nueva dirección musical a la que la banda trataba de llegar. Una decisión de vital importancia en la historia del rock.


Fue el primer álbum de los Eagles en el que participó Joe Walsh, reemplazando precisamente al guitarrista Bernie Leadon. Walsh ya llevaba una carrera bastante aceptable, y su unión a los Eagles mejoró las composiciones y el sonido de la banda, formando un potente tandem con Don Felder y empujando su sonido hacia una mayor dureza. "Hotel California" se convirtió en el álbum más maduro y coherente de los Eagles, una banda que hasta ese momento se había comportado mejor lanzando singles que álbumes completos y que se convertiría en una de las mejores en facturar rock accesible y atemporal. El sonido de raíces country rock de los primeros álbumes que pregonaba Bernie Leadon quedaba atrás.


Aunque ninguno de los miembros de la banda es californiano, convirtieron su música en emblema de la California del Sur, examinando en "Hotel California" los altibajos de aquella tierra de sueños y esperanzas en una hipnótica y convincente evocación. En cierto modo, al igual que su "Desperado" de 1973 se centró en el viejo oeste, "Hotel California" casi podría considerarse un álbum conceptual, mostrando sin tapujos la cara más sucia de la vida en Los Angeles, fundamentalmente gracias a la naturaleza inflamable de Glenn Frey y a los temas de Don Henley.

Un disco mezcla de rock clásico y encantadoras melodías en el que predominan guitarras duras y melódicas, letras mordazmente cínicas y las clásicas y ensoñadoras armonías vocales de los Eagles, excelentes vocalistas que parecen incluso ser mejores cuando están en la fila de atrás, ya sea en alto, con el bajista Randy Meisner, o con la mezcla de Henley y Frey que llega a convertirse en una sola voz completamente suya. Pero es evidente que es el trabajo de guitarra lo que eleva "Hotel California" a un nivel superior, de Glenn Frey, si, pero especialmente de Joe Walsh y Don Felder.

El álbum también representa el paso adelante del baterista Don Henley, que si bien hasta ese momento había repartido las tareas vocales con Glenn Frey, es desde "Hotel California" y su interpretación vocal en la mayoría de los éxitos del disco, cuando le fue reconocido su mérito, merced a su poderosa y versátil voz. El duelo de guitarras de Glenn Frey y Joe Walsh propulsa el álbum hacia nuevas cotas, y el trabajo de Randy Meisner, excelente en bajo y voz, permiten que la banda se comporte como una auténtica unidad sonora con espacio para el brillo individual, gracias en parte a la fabulosa producción de Bill Szymczyk, absolutamente de ensueño, llena de matices y texturas.


"Hotel California" abre el álbum, y es sin duda alguna una obra maestra. Su riff de inicio, las letras cínicas al final de la coda de guitarra o uno de los mejores solos de la historia del rock así lo atestiguan. Don Henley está inmenso en las voces y las guitarras de Walsh y Felder impiden que el tema aburra pese a ser uno de los más radiados. Sus riffs de guitarra eléctrica en capas adornan la voz de un Henley que se eleva en el estribillo para terminar con un emocionante dúo. Un tema que sin el experto finger picking de Joe Walsh no hubiese sido lo mismo. Un tema sobrenatural en el que maravilla la separación entre eléctricas y acústicas.

"New Kid In Town" ofrece el suave encanto de Glenn Frey en las voces, el único tema en todo el álbum, y captura con exactitud el sonido del sur de California que los Eagles perpetuaron.  Una interpretación perfecta de Frey que se las arregla para sacar la ironía sólo en los momentos en los que se la necesita, mostrando su clásica angustia. Excelente también el riff de órgano de Joe Walsh para un tema desgarrador excelentemente escrito que resume a la perfección el álbum, la historia de California en la carrera de un tipo y su condenada vida amorosa.

"Life In The Fast Lane" es un inmenso corte rockero que sintetiza el hedonista y decadente estilo de vida de finales de los 70 del que la propia banda fue ejemplo. Crudo con los riffs de Joe Walsh, cuya embestida inicial es soberbia, los dos solos y las voces burlonas de Don Henley. Después "Wasted Time", una balada inspirada seguramente en la ruptura de Don Henley con su novia Loree Rodkin. Absolutamente conmovedora, con el propio Henley finalizando el tema convenientemente agotado y comprometido.


Llega "Victim Of Love", otro trallazo de rock grabado en directo en el estudio, sin ningún tipo de artificio, lleno de arrebatadora energía que precede a "Pretty Maids All In A Row", el debut a las voces de Joe Walsh, una voz algo maltratada y nasal pero adictiva. Su piano quejumbroso y señorial contrasta con las inquietantes armonías de la banda tras él en una melodía sorprendentemente sutil que recuerda a la época de Walsh en Barnstorm con un genial Henley en la percusión.

"Try And Love Again" sería el último tema que Randy Meisner compondría y cantaría para los Eagles. El duelo de guitarras entre Don Felder y Joe Walsh es impresionante, con un solo inmenso de Frey, y la voz del propio Meisner, infravalorada, es excelente. Podría ser el único tema del álbum que recupera aquellas influencias country rock del pasado de la banda antes de finalizar el álbum con "The Last Resort", un tema poderoso y brillante sobre la migración desde la costa Este hasta California con un fabuloso piano de Frey. Un pequeño corte épico que en 8 minutos narra la historia de California.


"Hotel California" supone la cima de los Eagles y uno de los mejores discos del rock de la década de los 70. Desgraciadamente sería el penúltimo álbum de la banda antes de su ruptura en 1979. Un álbum fundamental en la historia del rock que no debe ser dejado de lado por haber recibido tanta radio difusión en tres de sus cortes. Una obra pura y limpia de una banda que encontró su camino cuando Joe Walsh apareció.


No olvidéis pasar por LA BANDA QUE NUNCA EXISTIÓ para dejar vuestra lista de esa posible mejor banda de la historia del rock, en formato comentario o mediante MD a @BlueMonday1971.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada