viernes, 16 de mayo de 2014

THE LAST IN LINE - Dio, 1984. Crítica del álbum. Review. Reseña.


Tras el absolutamente glorioso "Holy Diver", el debut de Dio en 1983, la papeleta se presentaba complicada para el señor Pavadona y sus muchachos. Superar semejante artefacto, o al menos igualarlo no iba a ser fácil. "Holy Diver" había probado que Ronnie James Dio podía estar a la altura de Rainbow o Black Sabbath con su propia banda. La imaginería medieval de los primeros y la pesadez rítmica de los segundos combinaron a la perfección con el talento del pequeño vocalista para concebir el sonido único de su banda, el verdadero sonido del metal.


"The Last In Line", publicado por Warner Bros. para Estados Unidos y por Vertigo para el resto del mundo en Julio de 1984, seguramente no llega a la grandeza de su predecesor, esa obra maestra llamada "Holy Diver", pero sin duda se le queda muy cerca, aunque extrañamente ha sido subestimado en ocasiones. La misma fórmula con similares resultados para un trabajo memorable que sin duda tiene muchos puntos de unión con el debut un año antes.


Metal clásico por los cuatro costados que vuelve a ofrecer esas clásicas letras de ese genial letrista que fue Ronnie James Dio, el tipo que prefería escribir sobre mundos fantásticos antes que sobre los hedores del amor o sobre el mundo yéndose a la mierda. La música y la interpretación son por supuesto de primer nivel, paradigma y ejemplo de como debe sonar una banda de heavy metal. Una banda hambrienta y agresiva que ejecuta a la perfección su cometido, una verdadera máquina de fabricar metal poderoso de muchos quilates, metal que quedaría muy cerca del de "Holy Diver", tanto en sonido como en concepto.

Ronnie James Dio vuelve a estar perfecto en las voces a lo largo de todo el álbum. El genio además produce "The Last In Line", como ya lo hiciera para "Holy Diver", y hace un excelente trabajo, completo y equlibrado merced a la experiencia con el predecesor, permitiendo que todos los instrumentos se escuchen a la perfección en cualquier momento. Impresionante trabajo de guitarra del rapidísimo Vivian Campbell, dejando riffs y solos que han quedado para la historia de un modo incluso más refinado que en el álbum anterior. Ambos, Ronnie James Dio y Vivian Campbell, componen uno de los mejores duos vocalista guitarrista de la historia del metal.


La increíble sección rítmica compuesta una vez más por la poderosa y dinámica batería de Vinny Appice y el sólido bajo de Jimmy Bain proporciona una muy sólida base para el histrionismo de la guitarra de Campbell y la poderosa voz de Ronnie James Dio. Claude Schnell, el teclista de Rough Cutt, contratado para la gira de apoyo del "Holy Diver" se une a tiempo completo a la banda y la huella que deja su sintetizador en "The Last In Line", si no muy profunda, al menos se las apaña para resultar sutil, mostrando los primeros pasos de Dio hacia el sonido que facturaría en próximos álbumes.

"We Rock" abre "The Last In Line" esgrimiendo las claves que todo tema que inicie un álbum de metal debe respetar. Rápido y furioso con un estribillo realmente memorable y con un Appice en maestro. Un corte lleno de adrenalina que prepara al oyente para la experiencia metal que viene a continuación, uno de esos himnos universales que Dio escribió para conectar con su público. Pero llega "The Last In Line", el temazo que en Kids Wanna Rock colocamos en tercer lugar en el Top Ten que hicimos de Dio, algo que sin duda habla de su magnitud. Su lenta intro melódica precede a fabulosas letras fantásticas de Ronnie James Dio, aún mejor voz y gran solo de Campbell.


"Breathless" es un trallazo excelente de heavy metal que inicia con una intro verdaderamente inquietante que conduce a riffs sólidos y estribillo pegadizo, "I Speed At Night" ofrece un riff descomunal y un solo apabullante cortesía de Vivian Campbell para el tema más rápido del álbum, "One Night In The City" es un medio tiempo de riffs contundentes que muestra a Ronnie James Dio trasladando sus letras al mundo real, con un muy buen estribillo y otro excelente solo de Campbell, y "Evil Eyes" es otro pelotazo corto y rápido de voces y letras clásicas de Dio.

"Mystery" es una sólida balada con excelente trabajo de piano y un melancólico Campbell en el solo de guitarra. Puede que el tema más comercial del álbum, pero es Dio, así que se le permite, lo mismo que sucede con "Eat Your Hear Out", otro agradable medio tiempo con buen solo de Campbell, seguramente la pista más débil de "The Last In Line" y que precede a  "Egypt (The Chains Are On)", una de las mejores baladas de Dio, una alucinante aventura épica sobre los judíos que dejaron la tierra de las pirámides y los faraones, de excelente letra y apabullante riiff principal, sin duda un verdadero clásico de Dio que cierra como se merece un álbum imponente y cuyo final de guitarra complementando la voz es espectacular.


Dio ha tipificado el perfecto sonido del metal, y "The Last In Line" es una muestra audible de tamaña afirmación, un álbum que junto a su predecesor, "Holy Diver", contribuyó a propagar lo años dorados del heavy metal, conformando una dupla impresionante, de lo mejor del género sin duda.


No olvidéis pasar por LA BANDA QUE NUNCA EXISTIÓ para dejar vuestra lista de esa posible mejor banda de la historia del rock, en formato comentario o mediante MD a @BlueMonday1971.

3 comentarios: